top of page
  • Keyskills Consulting

Yes, we can!!!


"Yes, we can" es según una Estudio de la Universidad de Carolina del Norte (2017) uno de los tres slogans con mayor impacto de la historia de la humanidad.


A menudo, pensamos que una marca es solo un nombre, con un logotipo interesante y un eslogan. Pues bien, una marca es lo que los demás piensan que eres y el Branding es la técnica que ayuda a construir estos pensamientos. Pero, esto no es más que la superficie, es mucho más que una identidad visual.


Veamos qué es el Branding y cómo se construye. Además, hablaremos de cómo trabajarlo, porque todos tenemos una marca aun en el caso de que nuestro negocio o empresa sean pequeños



¿Qué es el Branding?


El Branding es el proceso de creación y gestión estratégica de una marca, construyendo percepciones y significados en la mente de las personas, con el objetivo de poder hacerla más relevante.


En resumen, a través de estrategias en las que se trabajan los valores, el propósito y el posicionamiento de tu marca, se consigue crear percepciones y significados positivos en la mente, y también en el corazón, de los consumidores.


Por tanto, el Brand Management o Gestión de marca, incluye la planificación a mediano y largo plazo de todos los elementos de la marca, con el fin de aprovechar la percepción que tienen los clientes de tu empresa para crear la conexión adecuada y, así, intentar influir en sus decisiones de compra.


Este proceso siempre necesita una planificación, desarrollo y gestión que dará resultados en el largo plazo. Por eso, la gestión de marca tiene que formar parte del trabajo diario. Y lo mejor es que los resultados, una vez obtenidos, son duraderos en el tiempo.



¿Qué es una marca?


Una marca es mucho más que una identificación comercial, también es lo que se percibe de ella y lo que esa percepción significa o inspira en las personas. Por ejemplo, si nos paramos a pensar en marcas conocidos, veremos que Coca Cola, nos evoca “felicidad”, Rolex “lujo”, Benetton “diversidad”, etc… ¿Crees que es casualidad? No, es Branding.


Por tanto, el objetivo principal de este conjunto de técnicas, es llenar a la marca de significados y que estos se instalen de forma positiva en la mente de la audiencia.La

«MARCA» es la diferencia que existe entre las empresas que tienen éxito, y un reconocimiento en el mercado, frente a las que no prestan atención a su imagen y reputación, estando casi abocadas al fracaso.

Cada vez que un cliente compra un producto de tu negocio, o contrata alguno de tus servicios, está percibiendo tu marca, creando en su mente una imagen muy concreta de tu empresa. Esta percepción varía de unas personas a otras, en función de sus propias experiencias con tu empresa. De ahí deriva, la gran importancia que tiene el construirla y gestionarla de manera estratégica.



¿Cómo se construye una marca?


Podemos distinguir en la gestión y construcción de marca dos elementos: el trabajo visible (resultados) y el que no se ve (estrategia).


Lo que vemos

  • La identidad visual: logotipo, colores y tipografía.

  • La identidad verbal: que en muchas ocasiones es la gran olvidada. ¿Cómo habla tu marca? ¿Qué tono de voz vas a utilizar? ¿Qué mensaje vas a transmitir?

  • El sistema visual: el resto de recursos gráficos que la complementan.

Esto es lo que vemos de una marca y podríamos decir que es el pico del iceberg. Lo que se ve. Pero para llegar a ello, para poder decidir que logotipo queremos o cuales serán nuestros colores, hay un trabajo previo que es el que no se ve.


Lo que no vemos


En concreto, lo que no vemos, es la estrategia de marca que hay detrás de ella. En esta fase has de responder a estas y otras muchas preguntas:

  • ¿Cuál es tu propuesta de valor?

  • ¿Cómo vas a comunicarte?

  • ¿Dónde lo harás?

  • ¿Cuál es tu posicionamiento de marca?

Todo lo que definas en la construcción de tu marca, definirá tu estrategia. Por ejemplo, si eres una marca universal, tu canal de distribución no puede ser presencial y exclusivo. Todo esto es el trabajo previo que no vemos y que diferencia a una marca sólida y coherente de una frágil.



¿Por qué es importante el Branding para tu negocio?


Una buena estrategia de marca consigue atraer a tus clientes potenciales, haciendo de tu empresa un lugar diferente al resto de los competidores del sector. Pero no sólo eso, sino que tiene una serie de efectos positivos que nos ayudarán a crecer como negocio:


Implica conocer perfectamente nuestra empresa

La gestión de marca implica la creación, seguimiento y cumplimiento de los objetivos de la empresa. Conocer bien los objetivos y tenerlos muy claros, ayudará a visualizar y poner en marcha otras estrategias. Podríamos decir que el Branding te ayuda a encontrar nuevos objetivos.

Permite diferenciarte de la competencia

Los usuarios compramos a las marcas y empresas que nos inspiran confianza. Esto es lo que tú también tienes que conseguir con tus clientes potenciales. El Branding consigue transmitir a tus clientes las sensaciones que experimenta cada vez que consume un producto o un servicio de tu empresa.

Estas emociones, impresiones o sensaciones son las que te diferencian. Así, los consumidores asocian tu marca a una emoción, a una experiencia que te hace único y diferente.

Ayuda a fidelizar a tus clientes a través de las emociones

Además, gracias a esto, las personas asocian tu marca con el producto que vendes de manera mucho más natural. En este aspecto, el Branding está muy vinculado al marketing emocional.

Las empresas que no cuidan su estrategia de marca suelen vender sus productos a través de una mera descripción de sus características; y esto, a largo plazo, no fideliza a los clientes porque no conecta con ellos.

Participa en tu estrategia de Marketing

De hecho, el marketing es el nexo entre tu marca y los usuarios. La evolución natural de la relación con tus seguidores será la propia generadora de ideas para la estrategia o el plan de Marketing de tu empresa.





¿Cómo gestionar el Branding de tu marca?


La clave del éxito de una buena gestión de marca es contar con una estrategia adecuada, que te permitirá crear un vínculo estrecho con tus clientes, además de llamar la atención de potenciales clientes y otras personas hacia tu empresa.


Como sugerencia, os dejamos una serie de recomendaciones que os ayudarán a potenciar vuestra imagen de marca:


Pon “guapo” tu producto o servicio

No conviertas tu empresa en una mera intermediaria entre el cliente y un producto/servicio. Ese producto no sería lo mismo si no lo gestionases tú así que… házselo ver a tu cliente.


Cuenta a tus clientes el valor que obtienen comprando en tu empresa

Hazlo a través de sensaciones, haciéndoles ver que aciertan si te eligen a ti. Seguro que palabras como fiabilidad, rapidez, experiencia, calidad, asesoramiento o similares te inspiran para hacerlo.


Sé coherente con tu esencia y tu estrategia

Piensa si ese contenido que quieres hacer público tiene relación con tu marca y con la estrategia de tu empresa. Porque el cliente es implacable y la coherencia es, junto con el precio y la atención, el aspecto más demandado por parte de los clientes a la hora de elegir un proveedor.


Provoca emociones que transmitan deseos de pertenencia

Según el psicólogo norteamericano Abraham Maslow y su famosa pirámide, todas las personas tenemos necesidad de relacionarnos con los demás, sentirnos conectados a otros, establecer vínculos de afecto que forman parte de nuestra conducta.


En tu estrategia tienes que conseguir despertar ese deseo de pertenencia en tus clientes y seguidores. El hecho de que los usuarios se sientan parte integrante de tu marca los une más a ti y tus valores.


Adapta tu marca a los cambios

Hoy en día el mundo camina a una velocidad muy rápida y estamos obligados a adaptarnos como empresas. Desde los canales de comunicación hasta la tipografía o logo de nuestra marca, pasando por el formato de los mensajes, o el lenguaje que utilizamos para trasladarlos deben estar en permanente evolución. Saber adaptarte a esos cambios constantes conseguirá mantener tu empresa, tu marca en una buena posición siendo más valorada, si cabe, por los usuarios que detectan tu capacidad de adaptación.


Ten cerca a tus clientes y mas cerca aún a tu competencia

No hay mejor embajador para tu marca que aquel que la tiene entre sus habituales o favoritas. Cada cliente tendrá sus razones para ello, pero todas son válidas y por tanto grandes argumentos para recomendar tu negocio, servicio o producto. Mantener el contacto con los clientes, agradeciendo su fidelidad es un arma de gran efecto que muchas veces no sabemos aprovechar.


¿Y qué decir de la competencia? Manten el contacto. Jamás critiques en público. Conversa, comparte, colabora… El cliente de hoy en día tiene acceso a gran cantidad de información y es alcanzado por multitud de impactos de marca. Aprovéchalos.

Un claro ejemplo de ello son los constantes cruces de campañas con tintes de humor que intercambian MC Donalds y Burguer King.



Conclusión


Una marca es la percepción que tu audiencia tiene de ti. Por tanto, necesitas construir una marca coherente y consistente que cree percepciones y emociones positivas en la mente de tus consumidores.


Si quieres crear, renovar o mejorar tu imagen de marca, en Keyskills Consulting te ayudamos no sólo a analizar tu imagen actual sino a acometer todos aquellos cambios o mejoras que situarán tu marca en el lugar que se merece.


Como siempre, esperamos que este post os haya resultado de interés. Nos vemos la próxima semana!

 

www.consulting.keyskills.es

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo