• Keyskills Consulting

Pero... ¿es rentable para mi negocio?



Hoy en día proliferan en el mercado, y sobre todo en el mundo online, un gran número de consultores y consultorías que hablan constantemente de qué puntos hay que trabajar en nuestras empresas, qué modelos debemos utilizar, qué informes debemos manejar, etc… Dado el gran número de opciones que se nos presentan, nos surgen habitualmente dos dudas fundamentales:


  • ¿Podrán aportar algo a mi negocio?

  • ¿Es rentable pagar por los servicios de una consultoría?


Desde mi experiencia tanto como cliente de consultorías en varias empresas como la de consultor de proyectos y estrategia trataré de daros respuesta a estas preguntas y a muchas otras dudas de una manera sencilla y clara. Y para ello distinguiremos tres tipos de posibles negocios/personas…

1.- Las Startups y pymes de nueva creación = personas jóvenes aparentemente sanas

2.- Las empresas que tras un periodo de maduración mantienen unos buenos resultados = personas maduras con un estado de salud más que aceptable.

3.- Las empresas que presentan problemas de cualquier índole = personas que independientemente de su edad presentan problemas de salud ya diagnosticados.



¿Y porqué lo clasifico así? La razón es que hace ya muchos años un profesor de microeconomía me enseñó que el mejor modo de entender las cosas es mirándolas en el espejo de algo cotidiano. Y funciona!!!


Entrando en materia, y ciñéndonos a las dos preguntas del comienzo, la consultoría para nuestro primer grupo de personas equivaldría a ese gimnasio al que a veces decidimos acudir en busca de muchas y variopintas recompensas… sentirnos mejor con nosotros

mismos, recuperarnos de alguna lesión, seguir la moda del “universo healthy” o simplemente alegrarse la vista contemplando al profesor de zumba como es el caso de una persona que conozco…


¿Nos aporta algo ir al gimnasio? La respuesta está clara: por supuesto!!! Porque en todos y cada uno de los casos que hemos mencionado tienen una causa y una consecuencia positiva. ¡¡¡Eso sí, no nos vale cualquier gimnasio!!! Elegiremos el nuestro por razones como la cercanía, el coste de la matrícula y la cuota, las prestaciones que nos den y la personalización que sintamos hacia nosotros en algo tan importante como el trabajar un plan específico en función de tus objetivos. Quien ha padecido una lesión sabe bien lo que es eso.


¿Es rentable ir al gimnasio? DEPENDE. Y depende, como dice la canción, de dos factores fundamentales: uno mismo y el propio gimnasio.

  • Uno mismo por una razón obvia: si te apuntas a un gimnasio por una o varias razones, hay que ir para obtener el éxito en tu objetivo.

  • Y el gimnasio porque tendrá que cumplir con lo prometido y darte todas las prestaciones acordadas. El mejor gimnasio = el que te acompaña en tu camino a la meta.



Vayamos con el 2º caso, el de las personas maduras y sanas. Para este grupo, la consultoría sería el equivalente a un seguro médico. Ese seguro donde sabemos que encontraremos en el caso de necesitar atención médica rápidamente y que abarca todas las especialidades.

¿Y para qué lo utilizamos? Pues para hacernos chequeos periódicos y comprobar que estamos como un roble, para complementar junto con el gimnasio del punto anterior la recuperación de alguna lesión puntual o, como es en la gran mayoría de los casos, para tener la tranquilidad de que nuestros hijos estarán bien atendidos en el caso de alguna necesidad médica.


¿Nos aportan algo? Sí, algo muy importante de manera indirecta: tranquilidad. Porque estar tranquilos con nuestro estado de salud y el de nuestros hijos influye positivamente en todo nuestro entorno y en las cosas que emprendemos.


¿Es rentable para nosotros? Pues una vez más… DEPENDE. Y de nuevo de dos factores:

  • De nosotros mismos porque deberemos ser capaces de valorar lo que supone en nuestro caso la tranquilidad que recibimos y lo que supondrían otras alternativas de menor o ningún coste. Esto hace referencia claramente al concepto de "coste de oportunidad” del que ya hablaremos en otro post.

  • Del seguro en sí, que tendrá que hacer con su funcionamiento, la cercanía de sus médicos y hospitales, sus coberturas y por supuesto su buena atención médica, que nos sintamos tranquilos y seguros. No siempre el más grande es el que presta mejor atención.



Y por último y no menos importante, vamos con nuestro tercer grupo: los enfermos. Y aquí el paralelismo es claro, la consultoría es un gran hospital.

Un hospital donde ingresaremos de urgencia sea cual sea nuestra afección y diagnosticarán tanto el problema como el tratamiento. Y, sin salir del mismo recinto, expertos de cada dolencia que podamos tener se pondrán manos a la obra con nosotros para atajar el problema. Y no sólo nos atienden de urgencia, sino que después, una vez pasado el momento de crisis, nos ingresan hasta que estamos en condiciones de volver a nuestro día a día. Eso sí, antes de darnos el alta, nos entregan un informe con una serie de pautas y recomendaciones a seguir, así como las recetas de los medicamentos que debemos tomar para una completa recuperación.


¿Nos aportan algo? Fundamentalmente una solución a algo que en muchos casos nos podría llevar a quedar con grandes secuelas o incluso a la muerte. Nadie cruza una puerta de urgencias por un resfriado de modo que resulta sencillo de entender.


¿Y es rentable? Seguro que ya lo imagináis así que sí… DEPENDE. Y en este caso solo de nosotros porque una vez atendidos en urgencias, recuperados en una habitación del hospital y dados de alta con nuestros informes y nuestras medicinas, será responsabilidad nuestra y solo nuestra seguir las pautas recibidas, medicarnos y volver a las consultas de seguimiento y control. Si lo hacemos, será rentable prácticamente en el 100% de los casos.



En definitiva, como gimnasio, como compañía de seguros o como hospital todos buscamos lo mismo: que se adapten a nosotros y a nuestras circunstancias. Si lo hacen, el éxito dependerá de nosotros mismos.


Y un último consejo: tengáis el tipo de negocio que tengáis valorad siempre contar con el apoyo de una consultoría que entienda vuestros objetivos y vuestros problemas si los hay, los analice y recorra el camino junto a vosotros hasta la meta. No os arrepentiréis.


¿De cual de los tres tipos es tu negocio?

  • 0%Startups y pymes de nueva creación

  • 0%Empresas maduras que mantienen unos buenos resultados

  • 0%Empresas que presentan problemas de cualquier índole


En KEYSKILLS CONSULTING estaremos encantados de acompañarte en ese viaje si decides emprenderlo. Te esperamos!!!

 

www.consulting.keyskills.es